Un implante dental es un dispositivo de titanio puro con una macro y micro estructura especial capaz de hacer cicatrizar el hueso con él.  De este modo, el implante funciona como si fuera una raíz dental.  El profesor Bränemark denominó este proceso osteointegración.